Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Diciembre - 2019
L M X J V S D
01
02 03 04 05 06 0708
09 10 11 12 13 1415
16 17 18 19 20 2122
23 24 25 26 27 2829
30 31
Enero - 2020
L M X J V S D
01 02 03 0405
06 07 08 09 10 1112
13 14 15 16 17 1819
20 21 22 23 24 2526
27 28 29 30 31
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
20.00€ Det++
 
 
 Un retorno muy esperado...

Héroes del Silencio, 10 de Octubre del 2007, Zaragoza

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2007-10-22
 
Los Héroes del silencio cumplieron con los sueños de miles de sus fans de poderles ver en directo. Una actuación excelente de una banda de rock 'n' roll que ha marcado toda una época.
 

10 de Octubre del 2007.
Estadio de La Romareda, Zaragoza. Después de muchísimo tiempo unos pocos privilegiados, casi 40.000 personas, iban a disfrutar de uno de los conciertos más deseados en este país. Héroes del Silencio iban a actuar en la ciudad que les vió nacer.
Abrieron sabiamente las puertas a las cinco de la tarde. De esa forma la entrada fue muy suave, lenta a pesar de todo, pero sin las aglomeraciones ni los empujones típicos de estos megaconciertos.

Héroes del Silencio, 10 de Octubre del 2007, Zaragoza
Sus fans estaban muy nerviosos. Era mucho tiempo para algunos, once años de espera, sobre todo para los más jóvenes, por esa ilusoria percepción dolorosa de lento paso del tiempo que se pierde probablemente alrededor de los treinta.
Jóvenes y "mayores" estaban expectantes por ver en directo a la banda que más pasiones ha despertado desde los tiempos de la movida. Los detalles no faltaban: Un escenario al más puro estilo Depeche Mode ó U2, una edición especial del “periódico de Héroes” donde aparecían las letras del posible playlist, entrega de pseudo-backstage, muy bonitos, que en realidad eran descuentos de una empresa de óptica, y en general una ambientación de primer nivel, que se cerró majestuosamente al final del concierto con un espectacular lanzamiento de fuegos artificiales.
El nerviosismo aumentaba durante la espera, acuciado por una lluvia que pudo haber deshecho el sueño de muchos de ver en directo a su banda favorita. Finalmente, los rezos conjuntos de sus acólitos seguidores consiguieron espantar a las negras nubes, y con sólo un retraso de casi media hora empezaron a sonar las primeras notas del tema 'El estanque', a la vez que una sombra proyectada en las pantallas, con un fondo acuoso, nos mostraba la primera imagen de Bunbury de la noche.
Esas siete pantallas gigantes estaban dispuestas para generar una gran ambientación, al más puro estilo de las giras "de los tres grandes", Depeche Mode, The Cure y U2.
El escenario estaba bien distribuido. Era grande pero no enorme. Disponía de una pasarela iluminada que terminaba en un mini-escenario, que sería llamado Escenario B por los diseñadores de la coreografía. Desde allí, de una forma más cercana al público, se generaría la ilusión de cercanía para recordar, como indicaría el sr. Bunbury antes de tocar en esa posición, sus comienzos en clubs y bares de su ciudad natal, invitando al público a participar de una ilusoria proximidad. El público fue el coro permanente de prácticamente todas las canciones. El sonido fue fabuloso, 300.000 watios muy bien aprovechados,. Según comentó Enrique, la banda enfermó de gripe en Sudamérica y, a pesar de ello, Enrique Bunbury estuvo a la altura de las circunstancias. Y eso era mucha altura. PedroValdivia padecía más acusadamente esa gripe ya que mostraba un rostro hinchado y cansado. Los demás miembros parecían estar en mejor estado de salud, y el que mostró una sorprendente entrega y vitalidad, comparado con los demás, y dejando aparte a aquel que fue comparado con el mismísimo Nino Bravo, fue el hermano de Juan Valdivia, que hizo de segunda guitarra en esta gira, Pedro Valdivia.

Enrique Bunbury cantó de maravilla, jugó con el público a la perfección, llenando de elogios constantes a la entregada audiencia. Especialmente fue bonito cuando pidió a todo el público que encendieran sus móviles, para construir un invertido firmamento, al son de su tema, 'La chispa adecuada'.


El concierto se puede dividir en tres partes:


El comienzo:
Emocionante y fuerte, lleno de gran entrega por el público, sobretodo al señalar Bunbury al comienzo de 'Deshacer el mundo' que les vea muy fríos, y encendió por unas canciones a todo el estadio. Esas siguientes canciones después de 'El estanque' y 'Deshacer el mundo' fueron 'Mar adentro', 'La carta', 'Bendecida', 'Sirena Varada' y 'Opio'. Fue un gran comienzo, quedándome con el tema 'Opio' al ser un tema que nos invitó "a todos tomar", preocupándose por nuestro estado, si queríamos algo, tomar algo, ya sabéis... para "alterar nuestro común estado de conciencia". Me gustó mucho esa dedicatoria.

Después de estos temas parecía que el frío había paralizado bastante al sector más cercano del Escenario A; el frío y muy probablemente la cantidad de días de espera, haciendo cola, para ser los más privilegiados en la proximidad al escenario. Lamentablemente, después de tantas horas, las fuerzas flaquean y el concierto no se disfruta con la intensidad energética que ellos desearían. Eso lo aprendemos con el tiempo, y por eso "los viejos" no se ponen en esa llamada “zona preferente” por los golpes ó falta de ganas en el bailoteo sino simplemente por que no nos apetece estar doce horas haciendo cola y otras cuatro peleando para acabar "clavados" en las vallas próximas al escenario cuando la 'Avalancha', nunca mejor dicho, se encienda y caiga sobre tí. Bajo mi punto de vista enfrió bastante el ambiente el cambio al Escenario B, aunque hubo instantes brillantes.

Esa segunda parte poseyó los siguientes temas: 'La herida', 'Flor venenosa', 'Apuesta por el Rock ‘n’ Roll', 'Héroe de leyenda' (me encantó oír este tema fabuloso, y para mí el mejor momento de esta segunda parte), 'Con nombre de guerra' y 'No más lagrimas' (Espectacular final brazo en alto por parte de Bunbury, su público y el rítmo de batería).
Ciertamente sea por la gripe, o sea por lo que sea, se notaba que había un distanciamiento figurativo sorprendente, que en un principio lo achacaba al tamaño del escenario. Existía una seriedad y una falta de complicidad en las miradas que dejaban a Bunbury con toda la responsabilidad de generar la ilusión de que Héroes del Silencio estaban ahí, que no era un sueño. Se movió y saltó, tal como dejó de hacerlo hace ya casi diez años, y nos “despistó” de la triste realidad. Ciertamente, lo consiguió. Fue sublime su interpretación y su entrega.


La tercera parte retornó al Escenario. Sonaba todo mucho mejor desde esa posición, y sonaron las canciones más animadas que, aunque a un fan de Héroes del Silencio les gusten absolutamente todas, se necesitaba ya un poco de "espíritu del vino" para hervir la sangre. Esos temas de la tercera parte fueron:
'Nuestros nombres', (sublime), 'Mar no cesa', 'Entre dos tierras', (con el momento más participativo por parte del Maestro Valdivia, con un pase por toda la pasarela con los ya atemporales acordes del inicio del tema). 'Maldito duende', (que desde que la canta Raphael, ya no es lo mismo), 'Iberia sumergida' y 'Avalancha'.
Terminó, se despidieron, y todos ya sabíamos que estaban bien programados unos bises. A ese respecto, en ese momento, noté que extrañamente el público no parecía tan animado como debería estarlo. ¿Qué estaba ocurriendo?
Creo que el inconsciente colectivo de sus amados fans se percató de que existía algo triste en ese concierto. Una extraña sensación de que no estaban felices, o no estaban del todo entregados. Sea por lo que sea, lo que no podemos negarles es que dieron un espectáculo sonoro digno de ser recordado de por vida,
La espera no fue espera, y salieron muy rápidamente con su primer Bis, formado por los temas
'Oración', 'Tumbas de sal', 'La chispa adecuada', con el comentado Show de móviles muy, muy bonito.
Se fueron, y acabaron con, para mí, una mala elección de temas para el final:
'Tesoro', 'Malas intenciones' y 'En los brazos de la Fiebre'.
No dijeron el definitivo adios y muchos se quedaron con ganas de oírlo.
Muchos se negaban a irse diciendo “pero, pero, si no han dicho adios”. Ese detalle, quizás no intencionado, dejó a los fans con una extraña sensación “de abandono”. Héroes del Silencio, 10 de Octubre del 2007, Zaragoza
Hablando de fans, los más foráneos de ellos estaban concentrados en el fondo sur del concierto. Prácticamente alemanes en su totalidad, de estética gótica. Recordaré que quizás Héroes del Silencio no haya representado nada en absoluto dentro de la escena Gótica española, a pesar de existir algunas bandas influenciadas directamente por Héroes, como Las Novias y Onyria. Héroes han sido una banda importante para los grupos de segunda generación de principios de los noventa de la movida gótica alemana. Os remito al artículo de opinión "Los padres de Héroes" si os interesa saber por que digo esto.

En definitiva, un gran concierto, una gran banda, más de dos horas de melancólicos recuerdos, pero también una incómoda sensación en sus fans ante la notable falta de ganas de continuar con esa estela de seguidores, que muy fielmente les aportarían grandes ingresos económicos, manifestando por ello que "el problema no es el dinero".
Héroes del Silencio "no quieren seguir". La unidad en la banda no existe, o al menos así se nos ha hecho notar, a pesar de los grandes esfuerzos del sr. Bunbury para que no nos demos cuenta de que la banda no existía.
De todas formas ninguno de sus fans podrá olvidar este momento. "¿Qué más da si siguen o no?, yo ya no esperaba verles” oí decir a un seguidor para quitar el hierro al asunto de su continuidad. Para mí fue una hermosa experiencia y reconciliación.. Me hizo olvidar las pasadas discusiones sobre sus influencias con sus fans más radicales, que hicieron que en cierta manera “pillase manía” a una de las mejores bandas de la historia del Rock nacional. Héroes no tenían la culpa de que muchos de sus fans desconociesen el origen de su sonido. Ahora espero que los fans de Héroes del Silencio que lean este artículo paguen su tributo leyendo el artículo de opinión referido en esta crónica. Si, por supuesto, desconocen que existan otras bandas que se les asemejen en sonido. No es quitarles valor. Todo lo contrario. Es dar sentido a ese extraño fenómeno que fue Héroes del Silencio dentro de la historia general del Rock ‘n’ Roll en este país y comprobar sus referencias en la historia del Rock Gótico de principios de los noventa, pese a quien pese.

Artículos que también podrían interesarte:Evento Comentado por: Cain Uriel  

Información Relativa al Artículo

Enlace Relacionado: Héroes del Silencio
Videos:
Formato Video Localizado por MNPlayLa chispa adecuada
Formato Video Localizado por MNPlayOpio
Formato Video Localizado por MNPlayEntre dos tierras
Formato Video Localizado por MNPlayEl estanque
Formato Video Localizado por MNPlayLa carta
Más detalles sobre:
Héroes del Silencio
Depeche Mode

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Eventos Musicales } { Menú de Eventos }