Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Octubre - 2019
L M X J V S D
01 02 03 04 0506
07 08 09 10 11 1213
14 15 16 17 18 1920
21 22 23 24 25 2627
28 29 30 31
Noviembre - 2019
L M X J V S D
01 0203
04 05 06 07 08 0910
11 12 13 14 15 1617
18 19 20 21 22 2324
25 26 27 28 29 30
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
15.00€ Det++
 
 
 Las estrategias y las técnicas para la manipulación de la opinión publica y de la sociedad

Manipulación Informativa (I)

 
MN Simple
MN Avanzado

Página
1/3
Publicado
2007-07-23
 
“...entretenernos de tal forma en el laberinto cotidiano que nos crean, como para que terminemos siendo incapaces de levantar la cabeza y ver a quien nos sojuzga...”. Alfonso X, el Sabio.
 

En el mundo de la comunicación social la inmoralidad tiene un nombre propio a la vez que muy común: Manipulación.
Manipulación Informativa (I)La manipulación se ha transformado en un arma fantasmal para dominar. Por acercarnos de alguna manera al contenido de la manipulación diríamos que tiene una cierta equivalencia con la retórica, el arte de persuadir, convencer, adoctrinar, reprimir, etc..., en lo que se refiere al campo de la persona individual; y con la publicidad, la propaganda, la programación y planificación social, el control, la ingeniería social, la explotación o la demagogia, en lo que concierne al ámbito de la sociedad general. Como muestra esta lista, ciertamente no completa, de conceptos estrechamente emparentados y no claramente delimitados entre sí, el concepto de manipulación abarca prácticamente todo el conjunto de técnicas de influencia social. Toda sociedad madura y democrática se basa, no sólo sobre el derecho de libertad de expresión, sino también, entre otros muchos, en derechos que son transgredidos con subterfugios por el constante bombardeo de información.
El hombre no percibe el ataque. Los estímulos de la manipulación permanecen ocultos a la conciencia. Crean una falsa conciencia, a partir de la cual la víctima de las prácticas de manipulación cree que ha tomado una decisión racional y personal, sin embargo, manipulación con conciencia crítica no es ya manipulación sufrida, sino esclavitud consentida. En una sociedad tan contradictoria como la que vivimos no hay que ser hipócritas y llamar a las cosas por su nombre: hay mucho de manipulación pero hay también, mucho de esclavitud consentida.

Manipulación Informativa (I)Hay ciertas teorías conspiratorias muy manidas, por cierto, que recuerdan a la obra maestra de Aldous Huxley, "Un Mundo Feliz", donde el autor describe lo que sería una dictadura perfecta que tendría la apariencia de una democracia, una cárcel sin muros en la cual los prisioneros no soñarían en evadirse. Un sistema de esclavitud donde, gracias al sistema de consumo y el entretenimiento, los esclavos "tendrían el amor de su servilismo...”
Al terminar de leer la novela es imposible no buscar y encontrar nexos de unión entre la sociedad ficticia de Huxley y la nuestra, lo cierto es que salvando las distancias(cada vez menos por desgracia) el mundo feliz del que nos habla Huxley es un reflejo de una dramática realidad, que conduce inexorablemente a la gran pregunta ¿somos realmente libres?

La radio, la tele, la internet permiten en niveles cada vez más importantes, la propagación del saber, pero, al mismo tiempo, su contrario: la sobresaturación de información, la confusión de principios y, lo peor de todo, la difusión de la mentira de Estado. Para discernir entre lo uno y lo otro, el individuo sólo dispone de su propio espíritu crítico como último recurso.
Las técnicas de manipulación se ejecutan, principalmente, a través de los medios de comunicación masivos, la educación, las distintas formas de entretenimiento, la manipulación de la opinión pública y la inducción de la narco-contracultura, el consumo de drogas como ritual de la diversión. En este sentido, es sorprendente el grado de desinformación que evidencian personas que, en las últimas décadas, asumieron algún tipo de responsabilidad en la dirección política, educativa o cultural del Estado. La implantación en nuestra sociedad de numerosas tendencias, actitudes y costumbres, especialmente entre la juventud -las que comenzaron a despuntar en los años setenta- y que hoy son moneda corriente en el comportamiento y manifestaciones individuales y colectivas. Es que no saben o no se han preocupado por investigar: la mayor parte de esas manifestaciones se originaron en los centros de poder del “occidente cristiano”, fueron planeadas, diseñadas y puestas en práctica por occidentales, demócratas y capitalistas.


   Página siguiente (2/3) Página siguiente

Artículos Relacionados:Reportaje Escrito por: Avencio DM  {MN}


*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Opiniones } { Menú de Reportajes }