Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Abril - 2020
L M X J V S D
01 02 03 0405
06 07 08 09 10 1112
13 14 15 16 17 1819
20 21 22 23 24 2526
27 28 29 30
Mayo - 2020
L M X J V S D
01 0203
04 05 06 07 08 0910
11 12 13 14 15 1617
18 19 20 21 22 2324
25 26 27 28 29 3031
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
12.00€ Det++
 
 
 inclasificable experimento alienígena noise

Mudboy & Orphan Fairytale - "Let it be a Nightengale Then Whose Words are My Words"

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2007-02-05
 
"Let it be a Nightengale Then Whose Words are My Words" es producto de Mudboy. Música noise en la cual la base fundamental del experimento, es quien lo escucha.
 

"Let it be a Nightengale Then Whose Words are My Words" es un trabajo de Mudboy & Orphan Fairytale editado en Bread and Animals en 2006.
Interpretado por Raphael como programador, teclista y vocalista desde Estados Unidos y navega entre los estilos Experimental & Noise y tiene una duración de 36,11 minutos.
Enlaces Relacionados: Mudboy & Bread and Animals
Valoración: 9 sobre 10

      Mudboy, originario de Estados Unidos de Norte América, es uno de los actores del mundo experimental noise y ahora nos presenta el Lp que por la cara "A" se llama "Let it be a Nightengale" de Mudboy, y por el lado "B" se llama "Then Whose Words are My Words" de Mudboy y Orphan Fairytale.

Las creaciones contenidas en este material muestran una interesante mezcla de la música noise con bases minimalistas, y muy de vez en cuando se perciben algo de psycho, tribal e industrial dando un resultado libre de ataduras así como de clasificaciones específicas.

Mudboy & Orphan Fairytale - "Let it be a Nightengale Then Whose Words are My Words"En esta ocasión no voy a desmenuzar las canciones una por una sino a dar una vista amplia de lo que se puede escuchar en "Let it be a Nightengale", tales como el canto de pájaros, el ruido de una canción que termina en un radio, secuencias de atari, para variar de los ochentas que ya me tienen hasta el cansancio (viva el presente). Los silencios entre una y otra canción parece que forman parte de la complicada trama, así como el aullido de lobos con secuencias tribales, grillos electrónicos que agitan sus patitas para producir un eco digital muy interesante; la nada adquiere un cuerpo ruidoso y se estrella directamente en tus oídos.

No hay compromisos, no hay una idea fija, un camino a seguir, una pauta, un patrón de conducta, no hay un color en específico: están todos. Puedo decir que están todos y no está nadie, pero eso suena demasiado Froot Loops para describir algo que, como insectos agresores, puede irritarte tanto que sientes que la piel te estorba y te dan ganas de arrancártela. Luego un silencio que te hace olvidarlo todo, después más grillos. ¿Y el sello Yamaha? No existe. Mudboy ha logrado corromper el sonido clásico de los secuenciadores que imprimen en forma de eco, cual huella de agua, su particular monotonía frígida.

Está muy lejos de ser un orgasmo.

Quizás no, porque tres minutos seis segundos te parecen eternos, una vida, toda una historia. Podrías leer una novela en lo que transcurre una de las melodías, terminarla y dormirte. Pero en siete minutos apenas puedes respirar mientras analizas el zumbido de algo que parecen los teclados en una fiesta de quince años que en fracciones de segundos se convierte en un campo de batalla lleno de soldados folketos con vestidos de quinceañera. Toma tu historia y quémala al instante. Eso podría transportarte al universo paralelo lleno de cuadrículas de rayo láser color verde. A un ruido quieto y solemne. Un ruido callado. Silencio. Después de un rato, el ruido te indica el nacimiento de algo que grita haciendo loops redonditos y ovalados.

El tipo de música experimental no es recomendable para la mayoría de la gente, sólo para aquellos que tienen la decencia de prestar atención a todo tipo de propuestas y no temen sentirse atraídos por algo que desconocen por completo.

Una forma amigable de describir lo que puedes esperar con "Let it be a Nightingale Then Whose Words are My Words" sería como si el millón de hormigas que se pasearon por la piel de Alaska de pronto le dieran un abrazo tierno y le invitaran un rico capuchino para pasar la tarde comentando un libro de Darwin. La forma no amable sería como si te secuestrara un par de extraterrestres, te desnudaran y obligaran a hacerles un strip tease a cientos de seres parecidos a desechos de gelatinas yello.

Quizá lo más recomendable es que lo escuches por tí mismo y formules tu propio criterio. Si lo haces, es preferible que te guardes tu opinión o la expreses en el lenguaje de Mudboy.

Te va a seducir. Después, no serás más la misma persona.

Artículos Relacionados:
Artículos que también podrían interesarte:
Trabajo Comentado por: Moultoenromes  {MN}

Información Relativa al Artículo
Intérpretes: Mudboy & Orphan Fairytale
Estilos: Experimental & Noise
Nacionalidades: Estados Unidos

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú CDs } { Menú de Reseñas Musica }

Valoración de los lectores
Usuarios Registrados
Lectores No Registrados

{ Envianos tu Opinión }