Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Julio - 2018
L M X J V S D
01
02 03 04 05 06 0708
09 10 11 12 13 1415
16 17 18 19 20 2122
23 24 25 26 27 2829
30 31
Agosto - 2018
L M X J V S D
01 02 03 0405
06 07 08 09 10 1112
13 14 15 16 17 1819
20 21 22 23 24 2526
27 28 29 30 31
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
20.00€ Det++
 
 
 Una nueva invasión oscura en Portugal

Entremuralhas 2016

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2016-10-18
 
El festival estival con más encanto de la Península Ibérica nos deja de nuevo una amplia sonrisa de satisfacción en el rostro. Catorce bandas del viejo continente y una del nuevo lo dieron todo sobre el escenario durante tres días rebosantes de magia y energía. Repasemos su desarrollo.
 

El último fin de semana del mes de agosto fue, por derecho consuetudinario, la fecha elegida para celebrar lo que viene siendo el festival más emblemático de la Península Ibérica. Alzado sobre una montaña, presidiendo la ciudad, el majestuoso y bien conservado Castillo de Leiría albergaba de nuevo a una horda de público oscuro venido de todos los puntos de la geografía planetaria. Ocho siglos se han encargado de lavarle la cara y darle un encanto un tanto bohemio que complementa a la perfección con el espíritu de este ceremonial lóbrego llamado Entremuralhas.

El espectáculo dio comienzo el jueves 25 a eso de las diez de la noche. Entraban en escena un quinteto holandés desconocido por muchos. Su nombre era tan desconcertante como su estética: Silent Runners. Sin embargo, y para sorpresa de la gran mayoría de los allí presentes, el combo supo ganarse al público elaborando un post-punk salpimentado a base de toques indies en la onda de bandas como Interpol o Motorama. La profunda y penetrante voz de su vocalista se adaptaba a la perfección al resto de los instrumentos, demostrándonos que, a pesar de su exigua trayectoria musical, gozan de una envidiable calidad musical y una intensidad sin parangón capaz de competir estrechamente con su admirable humildad. Una perfecta lección de buen hacer que conseguía renovar el manoseado post-punk, dotándole de efervescencia y ropa nueva.

Uno de los puntos que, a mi parecer, hacen de Entremuralhas un festival único es su heterogeneidad estilística a la hora de seleccionar las bandas que van a comprender el repertorio. Karin Park difería en continente y contenido con respecto a sus predecesores. La sueca nos deleitó con su tecno lavado a base de modulaciones, famélicas melodías de sintetizador, y andamiado mediante bombo de tempo constante. Vamos, lo que muchos definen con el nombre de synth pop de una forma un tanto global. Una hora repleta de ritmo en la que Karin no paraba de recorrer el escenario, entregándose al público en un continuo y buscado afán de reciprocidad.

Si las escuetas mallas que portaba la cantante sueca pudieron seducir a más de un espectador, lo que estaba por venir convertiría este hecho en una anécdota digna de ser perdida en el absurdo. Grausame Töchter sabe elevar la perversión y el desenfreno hasta los límites de los propios conceptos, realizando una inteligente y seductora performance cargada de desnudos y bondage. Sin lugar a dudas, fueron capaces de pontificar el dicho “una imagen vale más de mil palabras” antes de que finalizase el primer tema de su setlist. La atractivísima Aranea Peel, frontman de este lascivo conjunto, capitaneó un show teñido por algún que otro ademán hurtado del lecho de Marilyn Manson. Sin embargo, su estilo se caracterizaba por un neo industrial acompasado y muy bien cavilado que encajaba en el espectáculo mejor que la última pieza de un rompecabezas para mayores de edad. En general -y en el siguiente argumento el axioma aplasta literalmente a la metáfora- la banda se desnudó ante el público en cuerpo y alma. E incluso le orinó con un singular y admirable estilo difícil de encontrar en una fémina en el que la sutileza quedaba perdida a la deriva. Una vez escuché decir a alguien que todo lo que los alemanes elucubran está hecho a conciencia y con mucho esmero. Empiezo a pensar que ese alguien iba cargado de razón.

El viernes 26 el cartel se dilataba con respecto al día anterior. Seis gloriosas bandas nos regalaban lo mejor de sí mismas en distintos escenarios. La primera de ellas, Angelic Foe, es la nueva propuesta de Ann-Mari Thim, vocalista de los laureados Arcana, que junto al matrimonio Bjärgö consiguieron nutrir a la ya desaparecida Cold Meat Industry de una interesantísima mezcolanza elaborada a base de neoclásico, ambient y retazos industriales. En esta ocasión, Ann-Mari consiguió seducirnos con una suerte de medieval neoclásico que en más de una ocasión pudo evocarme algún momento de los españoles Aura Noctis. Voces de cámara engendradas en los brazos de la fantasía y abrazadas por una fragorosa percusión de doble timbal. Resultaron tan efectivos como convincentes, y el respetable supo responder en consecuencia.

En el mismo palco de la Igeja da Pena, custodiado por una ascensional arquería cupular de estilo gótico, los italianos Dark Door supieron entregarnos una colección de temas adornados a base de juegos modulares y melodías tan oscuras como embrionarias. El timbre vocal de Mario D’aniello llamaba al recuerdo de unos Madre del Vizio que a todos gustan, ganándose el interés de los allí presentes.

Entremuralhas 2016Tras un breve descanso que la gente utilizó para otear stands o visitar el urinario, el norteamericano Thomas Cowgil apareció rodeado por su nueva formación, ofreciendo un directo en el que dominaron sus últimas propuestas musicales. Una vez más el de Seattle empatizó con el público a la misma velocidad que daba muerte a su botella de Bourbon, confeccionando unos temas cadenciosos, apisonadores, raspantes, con olor a pesadilla de Johnny Cash. Es más que sabido que King Dude sabe perder el norte, y eso es lo que nos gusta de él: Lo que hace y cómo lo hace. El público echó en falta más de un clásico de la primera etapa, esa en la que se grababa frente al ordenador de su casa; y él, evidentemente, lo sabía; pero no estaba dispuesto a complacer de forma gratuita. A Cowgil le gusta que te guste lo que a él también le gusta. Ése es su encanto: realizar una suerte de actuación de bar de carretera en medio de una fortaleza jalonada por muros almenados pensando en todo momento que te encuentras inserto en el andrajoso y apolillado bar de carretera. El tipo es así, y así nos gusta que sea.

A las diez y media, un clásico de la primera oleada de bandas góticas, Sex Gang Children, dominaron el contexto en el que se encontraban insertos. Su repertorio fue tan emotivo como vibrante. Una cuidada selección de temas urdidos entre la disolución de Panic Button y el nacimiento de los ahora nombrados. Andy, una vez más, lo dio todo de sí mismo, forzando sus cuerdas vocales hasta el extremo para complacer a un público ávido de autenticidad oscura. El resultado fue tal que, si cerrabas los ojos, podías trasladarte a la propia Batcave por un momento. Inefable.

Entremuralhas 2016Tras desplazarnos al escenario principal, los galos Frustration descontrolaron a los asistentes a base de un post-punk vehemente y espídico. Siempre que los veo consiguen levantarme el ánimo sea cual sea éste. Tacharlos de geniales es decir poco, hablar de profesionalidad para referirnos a ellos es apocar el término por forzada necesidad. En humilde opinión, son unos de los nuevos mesías de la renovada vieja escuela, y los que los seguimos nos comportamos con ellos más como acólitos que como meros fans. Nicus crujió tres cuerdas en tres ocasiones distintas, pero ni eso consiguió ensombrecer su deslumbrante aura. Con cada año que pasa, el combo va ganando estilo y personalidad de la misma manera que el buen vino lo hace.

La despedida del viernes vino dada por los arquetípicos Die Krupps, creadores de un estilo que amamantó en su momento a bandas como Rammstein; y es que, para el que no lo sepa, estos teutones cuentan con nada menos que treinta y cinco años de carrera a sus espaldas, siendo una de las primeras manifestaciones del industrial alemán junto a Einstürzende Neubauten. Y, como era de esperar, no faltaron las percusiones sobre cilindros de metal y los sonidos planchados a base de guitarra eléctrica. Un estilo aplastante que supo hacer justicia a su laureada fama. Por algo eran cabezas de cartel.


Entremuralhas 2016El último día nos sorprendió con una colección de bandas que supo hacer justicia a las presentadas en los anteriores. Har Belex, la nueva faceta musical de Salva Maine, más conocido por su trabajo en Culture Kultür, abrieron la jornada con un concierto pigmentado a base de sensibilidad, crudeza y espíritu neofolk. Su repertorio fue cantado en distintas lenguas, dando fe de la pluriculturalidad y del refinado acervo de influencias que alimenta a esta formación hispana.

Geometric Vision cambiaron los aires que corrían por el castillo, edificando un estilo que basculaba entre el gótico y la música electrónica.

El punto de inflexión lo marcaron los italianos Ianva. Un combo sorprendente a la vez que versátil, capaz de ofrecer temas de la más diversa naturaleza entintados a base de escalas de negro. No faltaron los cortes puramente marciales en los que se rememoraron los mejores momentos patentes en el espíritu de sus compatriotas Camerata Mediolanense. Un gran descubrimiento para muchos que sorprendió de la misma manera que Puerto Rico a Colón. Realmente embriagadores, fueron conquistando a su público canción tras canción hasta alcanzar el paroxismo.

Las tres últimas propuestas presentadas en este Entremuralhas destacaron una vez más por su marcado contraste: Desde el desbocado estilo de los franceses Corpo Mente, hasta la excentricidad discotequera y el glamour de Vive la Fête, pasando por el envolvente pop de los suecos Kite. En resumen, un festival en el que no faltó de nada, ante todo y sobre todo buenos momentos y buena compañía. Una experiencia única e irrepetible digna de ser disfrutada año tras año.

Artículos Relacionados:Evento Comentado por: Fernando O. Paíno  {MN}

Información Relativa al Artículo

Enlace Relacionado: Entremuralhas
Más detalles sobre:
Marilyn Manson & Cold Meat Industry & Sex Gang Children & Panic Button & Salva Maine & Culture Kultür

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Eventos Musicales } { Menú de Eventos }