Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Mayo - 2018
L M X J V S D
01 02 03 04 0506
07 08 09 10 11 1213
14 15 16 17 18 1920
21 22 23 24 25 2627
28 29 30 31
Junio - 2018
L M X J V S D
01 0203
04 05 06 07 08 0910
11 12 13 14 15 1617
18 19 20 21 22 2324
25 26 27 28 29 30
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
10.00€ Det++
 
 
 La alianza industrial

Festival Cold Spring.

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2015-01-12
 
El seis de diciembre tuvo lugar en la ciudad de Londres uno de los festivales más importantes y relevantes del panorama post-industrial a escala internacional. SE:UK se alza por derecho propio, destellando por su magnífica organización. En él no faltaron las mejores propuestas musicales de la prestigiosa casa discográfica en los últimos ejercicios editoriales.
 

Eran poco más de las cinco de la tarde, pero la noche ya había caído sobre la ciudad de Londres. El frío abrigaba a sus visitantes, y las calles se habían desprendido del manto de niebla con el que suelen vestirse. Nos aguardaba un espectáculo único, un festival desgarrador organizado por uno de los sellos más emblemáticos del panorama post-industrial, Cold Spring.

Festival Cold Spring.El evento tenía lugar en la sala DOME, situada en Dartmouth Park Hill. En la primera planta del edificio se esconde un diáfano escenario donde once de las formaciones fichadas por la casa británica iban a dejar constancia en directo de sus últimos trabajos.

Nada mas entrar, una cortina de ruido nos rodeó por completo. Las deformadas notas urdidas por Khost daban la bienvenida de la mejor de las maneras, generando un conglomerado acústico inquietante situado entre las entrañas del doom metal y el paso que lleva al ruido más líquido.

La platea empezó a llenarse progresivamente de gente que se agolpaba en los puestos de material discográfico con el fin de adquirir alguno de los títulos que menos predominancia tienen en las tiendas de discos de esta ciudad. En ellos había de todo, desde los últimos lanzamientos de Cold Spring hasta títulos de otras casas del mismo género, pasando por camisetas, parches, pósters y todo tipo de abalorios relacionados con las formaciones que iban a tocar en aquel espectáculo.

Festival Cold Spring.A Khost le sucedió la agresividad de Shift. Con una puesta en escena que podía recordar a la de alguno de los pocos conciertos que Genocide Organ ha realizado en su extensa carrera, el dúo dio a luz un engendro acústico repleto de cuchillas que desgarraba el tímpano de los allí presentes. Realizaron un directo ejemplar que, particularmente, me encandiló. El hieratismo que trasmitían dejaba entrever una agresividad viciada y perversa que era recubierta de ruido áspero e hiriente. Media hora de misivas exhortativas que arengaron a sus espectadores.

Desde suecia llegaba una de las promesas del nuevo siglo dentro de los lindes del post-industrial, Trepaneringsritualen. El proyecto de Thomas Martin Ekelund ha sido uno de los más laureados dentro de este año gracias al celebérrimo LP “Perfection Permanence” y a la edición por parte del sello español La Esencia de su sencillo ‘Papist Pretender’. Si en Barcelona ya dejó constancia sobrada de su buen hacer sobre el escenario, en este festival no iba a ser menos. El artista supo adornar la atmósfera con una distensión olfativa causada por inciensos y muerte, que a su vez venía representada en el cráneo que presidía la mesa sobre la que un modulador de voces era alumbrado por la tenue luz de dos velas de candelabro. El repertorio se sucedió de forma rápida, ofreciendo un sonido un tanto coagulado sobre el que la voz de Thomas se apoyaba, soterrándolo ocasionalmente. No faltaron cortes que ya se han convertido en clásicos, sobre todo los pertenecientes al ya citado disco de Cold Spring. Cabe resaltar que el espectáculo aportado por este artista goza de un gran atractivo, logrando sublimar la agresividad del industrial en paisajes oscuros y cabalísticos rebosantes de exasperación y energía.

Festival Cold Spring.La oscuridad que Trepaneringsritualen había dejado como telón fue desgarrada por Iron Fist of the Sun. Lee Howard subió al escenario y dejó bien claro lo que le gustaba hacer. Sus ocho discos nos han manifestado que el power electronics es su plato fuerte. Supo combinar de manera muy equilibrada la sobriedad de los drones herméticos y deshidratados con agitaciones acústicas enfatizadas por un megáfono de mano. Salpicaduras que esputaban voluntades contrariadas en constante alianza con los decibelios.

La noche volvió a escorarse hacia la oscuridad. Nordvargr es una de las figuras más representativas del death industrial gracias a su aportación en MZ.412, o la dirección de Folkstorm, donde la violencia se vuelve incontenible. En esta ocasión nos ofrecía su faceta dark ambient, desarrollada en discos como “Cold Void Of Nothing”. Nordvargr supo ofrecer un dilema acústico opaco e hipnótico, en el que varias líneas de sonido se entrelazaban de forma helicoidal, como cadenas de ADN, envolviéndolo todo. El publico quedó en trance, y el artista parecía dialogar con sus instrumentos por medio de la quinésica.

El ambiente no llegó a calentarse, ya que a Nordvargr le siguió uno de los arquetipos del dark ambientde la nueva era, Raison d´être. El que no hubiera estado presente puede deducir sin problema la calidad que transmite este artista sueco que durante largo tiempo formó parte de las filas de la Cold Meat Industry. Hace poco lanzó una recopilación de primeras grabaciones que fue publicada por el sello italiano Old Europa Cafe, además de la justificación prensada de su directo en el Valhalla Festivalcelebrado durante este año en Suecia. Peter Andersson, una de las personas con el nombre y apellidos más comunes dentro de su país, supo dar fe de sus más de veinte años dentro de esta escena.

Festival Cold Spring.Lina Baby Doll, líder de Deutsch Nepal, estuvo enfrenándose a una disyuntiva moral durante gran parte de la noche, debatiéndose la posibilidad de actuar. Finalmente accedió a ello, dando un espectáculo regado de improvisación y temperamento. El artista nos deleitó con su potente lirismo apoyado sobre escalones de loops y distorsiones tamizadas, dando a los espectadores una lección de destilada naturalidad que corregía la contracturas causadas por la tensión de las anteriores bandas.

Karmanik siguió los pasos de Lina Baby Doll acompañado por éste y Thomas Martin Ekelund. Ambos, con guitarra y bajo en mano, generaron los contextos saturados y esperpénticos sobre los que Brighter Death Now se siente tan a gusto. Casi tres cuartos de hora en los que Karmanik se desgañitó a base de bien, delineando garabatos abstrusos que sobreexcitaban al respetable.

El grupo más longevo de todo el repertorio fue el encargado de coronar el cartel. Sutcliffe Jügend lleva taladrando cerebelos desde 1982. El proyecto de Kevin Tomkins ha sufrido varios parones a lo largo de su carrera, el primero de ellos por causa de la incorporación a las filas de Whitehouse tras el regreso de Bennett de su gira por Estados Unidos, y el segundo por asuntos familiares. Hace ya algunos años que Tomkins decidió retomar la actividad de su proyecto, vomitando de nuevo cauces de desdichas incandescentes que abrasan los tímpanos de sus espectadores. Qué decir de un hombre que, junto a Philip Best y William Bennett llevaron al ruido a sus máximas posibilidades… Una vez más la experiencia fue apoteósica. El fragor telúrico que generaron nos acongojó a todos. Tomkins asió un micrófono con cada mano y decidió solidificar el éter. La potencia del sonido era ensordecedora, recordándonos una vez más en qué consiste esto del power electronics. Una música tan elegante que no permite ser descrita.

El punto y final lo puso Sleep Research Facility, la elogiable propuesta de Kevin Doherty. “Stealth”, el último de sus trabajos publicado con Cold Spring, fue una joya muy bien valorada en Mentenebre. El artista configuró un telar de sonidos lineales de naturaleza drónica sobre los que centenares de matices empezaron a poblar el tiempo, haciendo de la atmósfera algo parecido a un cuadro de Brueghel.

Desde Mentenebre queremos agradecer y felicitar a Cold Spring por haber realizado un festival con una programación y ejecución auténticamente impecable. Cold Spring ha vuelto a demostrar que es un testigo idóneo del legado de sellos como Come Organisation o Broken Flag. Gracias a ellos el power electronics se mantiene y expande, dando cabida a su vez a nuevas y enigmáticas propuestas que no paran de endulzar nuestros ávidos paladares musicales.

Una vez más: Larga vida a Cold Spring.

Fotos: Kas Visions

Artículos Relacionados:Evento Comentado por: Fernando O. Paíno  {MN}

Información Relativa al Artículo

Enlace Relacionado: Cold Spring
Más detalles sobre:
Brighter Death Now

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Eventos Musicales } { Menú de Eventos }