Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Julio - 2018
L M X J V S D
01
02 03 04 05 06 0708
09 10 11 12 13 1415
16 17 18 19 20 2122
23 24 25 26 27 2829
30 31
Agosto - 2018
L M X J V S D
01 02 03 0405
06 07 08 09 10 1112
13 14 15 16 17 1819
20 21 22 23 24 2526
27 28 29 30 31
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
20.00€ Det++
 
 
 Macabro cuento infantil en forma de adictivo manga

Hideshi Hino - "El Niño Gusano"

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2009-11-23
 
Consagrado como un maestro del manga de terror, Hideshi Hino nos ofrece la dramática historia de Sampei, El Niño Gusano, un outsider marginado por la sociedad que, tras una picadura por un insecto inicia una brutal metamorfosis física a la vez que de su niño interior van quedando sólo vestigios...
 

"El Niño Gusano" escrito por Hideshi Hino en la editorial de La Cúpula: Manga de Terror (ISBN: 84-7833-659-1) con 208 páginas.
Desde Japón y presentado en Octubre 2005 se encuadra en el género Terror
Enlace Relacionado: La Cúpula: Manga de Terror
Valoración: 8.5 sobre 10

      No me gusta mucho el manga, ni su vertiente animada, el anime, más allá de la ocasional joya de Hiyao Miyazaki ("La princesa Mononoke" o "El Viaje de Chihiro" son películas con mayúsculas) y honrosas excepciones del pasado ("Akira"o "Ghost in the Shell" por citar algunas). Sufrí la fiebre de la primera oleada nipona en nuestro país como el que más, con esos pajilleros e inolvidables 14 años en los que deglutía con fruición todo lo que implicase ciborgs animados, ninjas cuyos movimientos le causarían embolías a sir Isaac Newton, robots de tamaños imposibles y demonios con una miríada de miembros viriles acosando colegialas. Las estanterías de los videoclubs bullían de VHS del país del Sol Naciente y pronto aquellos interminables veranos en la periferia de Madrid se convirtieron en un quehacer casi sectario, alquilando la peli manga (vale, anime para los puristas) de rigor para tener de qué hablar con los amigos en la piscina, entre partidas de rol y Hero Quest.

Los quioscos y tiendas de cómics fueron llenándose de alternativas a los típicos héroes de Marvel y DC (para los cuales tampoco es que los 90 fuesen tiempos gloriosos: mirad la Patrulla X de aquel entonces), y yo piqué el anzuelo, incauto y púber. De aquel fervor inicial conservo con cariño obras que realmente merecieron la pena (Akira, Appleseed, Alita... y ya más tarde Nausicäa del Valle del Viento, todas ellas lecturas recomendables cuanto menos o la más recientemente editada Lobo Solitario y su cachorro) junto a mucha morralla. Sí, a mí también me cautivó Evangelion en su día. Ahora me parece un cocktail cuyo primer componente es lo exótico que debe parecerle a un japonés nuestra religión judeocristiana, con esa obsesión insana por los Ángeles, Eva y Adán, mezclado con robots gigantes y chicas a las que estamos deseando ver las bragas. En fin...

Como toda fiebre, pasó y con el tiempo me volví más selectivo (o rancio, quién sabe), y poco o nada dibujado o guionizado por ojos rasgados aparecía entre mis estanterías de cómics cada vez más nutridas de nuevos valores en alza (Warren Ellis, Grant Morrison, Kurt Busiek y no tan nuevos como Frank Miller o Alan Moore por citar algunos)

Hideshi Hino - "El Niño Gusano"Llegó "El niño gusano" a mis manos como regalo de cumpleaños. Suspiré pensando "buf, manga, habrá que intentarlo" y empecé a leer en el sentido japonés original de derecha a izquierda (cosa que cuando yo empecé a comprar manga no pasaba, acabo de envejecer con esta frase, lo sé) y el caso es que desde que lo cogí hasta que lo acabé, no pude parar. Sólo me había pasado algo similar leyendo From Hell o Watchmen, y de eso ya hacía casi 4 años.

El cómic que nos ocupa no es tan ambicioso ni trascendente como las dos obras citadas, pero es que tampoco está concebido para serlo, ni lo ambiciona. Es un relato de terror que nos remite a otros tantos clásicos imperecederos, pero con alguna que otra sabia vuelta de tuerca. No pretende trascender más allá de eso, del miedo, de la naúsea y, sobre todo, de la conmiseración, tres objetivos que logra sobradamente.

No había leído nada más de Hideshi Hino, que resulta que es lo más parecido a Stephen King en el mundo del manga, con varias obras de culto ya de temática terrorífica.

Como protagonista indiscutible tenemos a Sampei Hinomoto, futuro Niño Gusano, y descrito al principio del cómic como "un chaval de aspecto enfermizo que no sabía hacer nada bien". Sampei apenas se relaciona con sus compañeros de escuela, sin que falte el clásico bullying por parte de los arquetípicos matones de patio, y tiene en los animales a sus únicos amigos, incluso adecúa un escondite secreto en un vertedero para darles refugio, cuidarles y visitarles. Como era de esperar su familia no le entiende ni se esfuerza lo más mínimo en ello y su padre, desagradable hasta más no poder, resulta especialmente cruel con Sampei, comparándole con sus otros dos hermanos, mejores estudiantes y, por supuesto, más normales. Es únicamente en su refugio, su particular sancta sanctorum, donde Sampei es feliz, imaginándose cómo sería ser como ellos, ser un pez o un pájaro.Hideshi Hino - "El Niño Gusano"

Las primeras 50 páginas transcurren mostrándonos su triste existencia de un modo algo pueril y cargado de tópicos del género, pero que cumplen su cometido. Enseguida empatizaremos con Sampei y sus miserables devenires.

El punto de inflexión de la historia sobreviene tras la picadura de un insecto rojo que él mismo ha vomitado (¿?) y que le irá cambiando físicamente, remitiéndonos sin demasiadas sutilezas a la "Metamorfosis" de Kafka o a los orígenes de Spiderman. Pero Sampei está lejos de ser un héroe al estilo del trepamuros de la Marvel. Las escenas más desagradables empiezan a sucederse a partir de este punto y también, sin revelar mucho más de la trama, las que rebosan más tristeza.

En el último tramo del manga, se alternan escenas de crueldad hacia los humanos que tanto daño le causaron (tanto como humano como cuando se convirtió en gusano) con etapas de descubrimiento propias del desarrollo de un niño, plasmadas con trazo breve en el viaje de la criatura a una gran ciudad.

Sampei va perdiendo su parte de niño hasta que sólo queda el monstruo en que se ha convertido. Nuevamente no resulta nada original este planteamiento pero del modo en que Hideshi Hino lo desarrolla, casi como un macabro cuento para niños, lo dota de un toque siniestro y efectista. Aquí no hay un viaje iniciático ni el nacimiento de un héroe: todo el cómic es deprimente, como niño era desgraciado, y como gusano también lo es, no llegando a encajar en el mundo de ninguna de las dos formas.

El dibujo, en especial si se compara con mangakas como Katsuhiro Otomo o a Masamune Shirow, no es gran cosa, tiene un trazo infantil, que precisamente es lo que más acaba inquietando. En su estilo naïve también tienen cabida el exceso y lo nauseabundo. Formalmente recuerda a un libro para niños, sólo que guionizado por Cronenberg.

Por apenas 8 euros tenemos un relato de terror que si bien no asienta los cimientos de nada nuevo ni reinventa el género, nos lo plantea sabiamente urdido con la clásica historia de rechazo social, logrando asquearnos y darnos pena a la vez, y con la inquietud de saber qué vicisitudes le esperan al mutado chaval, una incertidumbre que nos hará llegar hasta el final de la obra devorando sus páginas.

Artículos que también podrían interesarte:Reseña Escrita por: Fallschirmjäger  

Información Relativa al Artículo
Géneros: Terror
Nacionalidades: Japón

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Comics } { Menú de Reseñas Literatura }

Valoración de los lectores
Usuarios Registrados
Lectores No Registrados

{ Envianos tu Opinión }