Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Diciembre - 2018
L M X J V S D
0102
03 04 05 06 07 0809
10 11 12 13 14 1516
17 18 19 20 21 2223
24 25 26 27 28 2930
31
Enero - 2019
L M X J V S D
01 02 03 04 0506
07 08 09 10 11 1213
14 15 16 17 18 1920
21 22 23 24 25 2627
28 29 30 31
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
7.00€ Det++
 
 
 ¿Ha llegado ya el fin del mundo?

Post Crash High - "The Apocalypse came Yesterday and no one Noticed"

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2009-09-07
 
¿Qué hace falta para que se acabe el mundo? Quizá el vertiginoso cambio de vida al que asistimos no sea mas que eso: el fin de una era.
 

"The Apocalypse came Yesterday and no one Noticed" es un trabajo de Post Crash High editado en Autoproducido en Abril de 2009.
Interpretado por LC como guitarrista, percusionista y programador & Rui Resendes como vocalista & António Feijó como violinista desde Portugal y navega entre los estilos Experimental & Ambient y tiene una duración de 77 minutos.
Enlace Relacionado: Post Crash High
Valoración: 7 sobre 10

      “La destrucción de un modo de vida es también el fin del mundo”.

Gustav Meyrnik, "The Green Face".

Con esta frase se cierra la introducción que Post Crash High propone para este trabajo y, según creo, soy uno de los veintiocho afortunados en el mundo que puede escucharlo en soporte físico. No es que Post Crash High sea un grupo minoritario, sino que es un grupo deliberadamente minoritario. Y me surge la pregunta de por qué hacen esto.

Es cierto que Post Crash Highy su grupo paralelo The Joy of Nature han publicado con diversos sellos, aunque tiradas muy pequeñas o incluso vinilos, pero parece que últimamente se han decidido por la edición personalizada en cortísimas tiradas en CD-R. Esta es una de ellas.

Si observas el objeto –me refiero al contenedor donde se halla inserto el Cd- se trata de una caja metálica con un espacio transparente a través del cual puedes observar el disco. Si abres la tapa y lo retiras verás la lista de las canciones, todas ellas con títulos muy largos y significativos que nos hablan del fin del mundo. Pero no se trata del milenarismo, del final del calendario maya, ni mucho menos del Apocalipsis. Es el final de un modo de vida, un cambio tan radical y tan drástico que su vértigo no nos deja ver ni de donde venimos ni de a donde vamos.

Yo soy de una de las primeras generaciones que crecimos con la evolución del ordenador personal, con el Spectrum (aunque yo tenía el desdichado Dragon 64). Era la época en que para jugar a un juego tenías que cargarlo a través de un magnetofón. Y todavía no existían los teléfonos móviles. Eran los ’80. Y en tres décadas nuestro modo de vida ha cambiado tan brutalmente… Si escuchas a una persona mayor y que ha visto tan solo de lejos estos cambios es casi como hablar con alguien de otro planeta.

El mundo ha cambiado, tanto que ni nos hemos dado cuenta. Y tienen sentido entonces las palabras de Meyrnik. Lo queramos o no hemos entrado en la era digital y nos hemos convertido prácticamente en números y códigos ¿Cuántos usuarios y contraseñas? ¿Cuántos números PIN utilizas? Y no te digo nada ya si además tienes firma electrónica. ¿Cuántas empresas y organismos oficiales y extraoficiales te siguen tus pasos? Como tantas leyes, la de protección de datos estoy seguro de que es vulnerada cada día impunemente.

Y estamos entrando en la era de los robots, ¿llegarán estos a sentir, a amar, a matar? En este vertiginoso cambio estamos sumergidos. Disculpadme por mi digresión, pero la he creído necesaria porque creo que en este sentido ha sido concebido este trabajo musical. Para escuchar y para pensar. Y espero que las restantes veintisiete copias hayan hecho el mismo efecto sobre sus demás oyentes.

Por lo aquí expresado la música que contiene este álbum es también muy particular. Muchos temas, todos ellos instrumentales aexcepción de una tímida y casi imperceptible voz, que te invitan a la meditación. Es música tranquila, puro ambient, pero que huye de los estándares del género con la inclusión de guitarras en determinados momentos. El fatalismo que podríamos presuponer en un álbum de estas características está lejos de aquellos pasajes de Christian Death en los que Valor proclamaba que el gran Rey del Terror vendría en 1999…

Pero ¿y la electrónica? Está claro que su uso o desuso nos daría una idea sobre la postura que adopta el grupo frente a este fin del mundo. No cabe duda que la informática aplicada a la música es la vertiente correspondiente a este fin del mundo. Cierto es que la electrónica … Con sólo observar que el soporte es un CD-R ya lo tenemos: ahí está el ordenador personal. Los que componen esta música están ya en su nuevo mundo.

Si te has quedado con ganas de más el grupo ofrece sus temas en descarga gratuita:

http://www.mediafire.com/download.php?nukmzzyzkot

Que lo disfrutéis y lo meditéis.

Artículos Relacionados:
Artículos que también podrían interesarte:
Trabajo Comentado por: Pedro Ortega  {MN}

Información Relativa al Artículo
Sellos: Autoproducido
Estilos: Experimental & Ambient
Nacionalidades: Portugal
Más detalles sobre:
Christian Death

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú CDs } { Menú de Reseñas Musica }

Valoración de los lectores
Usuarios Registrados
Lectores No Registrados

{ Envianos tu Opinión }