Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Diciembre - 2018
L M X J V S D
0102
03 04 05 06 07 0809
10 11 12 13 14 1516
17 18 19 20 21 2223
24 25 26 27 28 2930
31
Enero - 2019
L M X J V S D
01 02 03 04 0506
07 08 09 10 11 1213
14 15 16 17 18 1920
21 22 23 24 25 2627
28 29 30 31
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
15.00€ Det++
 
 
 Wormwood el gusano que viste cadáveres.

Ben Templesmith - "Wormwood. Putrefacto Caballero"

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2009-04-27
 
Atrevida incursión en el mundo de lo sobrenatural. Entes preternaturales coexisten en esta realidad con el cínico personaje principal cuya facultad para manipular cuerpos muertos oculta ante nuestros ojos su verdadera naturaleza demoníaca: liquidar toda suerte de oscuras amenazas.
 

"Ben Templesmith" escrito por Ben Templesmith en la editorial de Norma (ISBN: 978-84-9847-118-2) con 136 páginas.
Desde Estados Unidos y presentado en Enero de 2007 se encuadra entre los géneros Humor & Terror
Enlaces Relacionados: Ben Templesmith & Norma
Valoración: 8.75 sobre 10

      Una planta Diamoniaca esparce sus esporas en un club de de strip tease. The Dark Alley es la tapadera de una puerta dimensional a la que acuden seres de lo más pintoresco: “Sad Seedy Looners Welcome”. Eso y tentáculos, muchos tentáculos… tentáculos por todas partes. Resulta inevitable establecer una analogía entre este volumen y las terribles fantasías de H.P. Lovecraft. Cuanto menos parte de la esencia de Cthulhu fluye por las páginas de "Wormwood".

¿Qué extraña relación se puede establecer entre un ciborg, un muerto viviente, el espíritu de un detective y una guardaespaldas con “talentos especiales”?. En la mente desbordante de Ben Templesmith cualquier cosa y desde luego nada más alejado del orden de lo común. En esencia "Wormwood" es una especie de gusano cuyo fondo de armario está constituido por cadáveres, cadáveres que parasita y utiliza para ataviar su cuerpo invertebrado. A Wormy le gusta la cerveza negra y nuestra dimensión. Posee una curiosa reputación, tiene contactos y no va a permitir que nadie acabe con un mundo que realmente le divierte.

Ben Templesmith - "Wormwood. Putrefacto Caballero"La trama de "Wormwood" es meticulosa e ingeniosa, de hecho el cómic en sí engancha desde sus primeras páginas. Templesmith combina dos elementos que ha demostrado manejar perfectamente: un particular sentido del humor y su avezado instinto a la hora de conceptualizar un estilo personal en el mundo del terror. Realmente no se trata de aterrorizar a un lector difícil de sorprender, sino de embriagarlo con esa imaginaria desbordante e ir rellenando de lesas fantasías los huecos de su mente. No sorprenden los conceptos en sí, sobre todo si has leído algo de "Hellboy" o "Hellblazer"; dos aromas que combina para crear la esencia de su propio perfume. Estas influencias resultan sobre todo notables en el personaje de Wormy cuya personalidad y apariencia se asemejan a la de John Constantine del mítico "Hellblazer".

El desarrollo de la trama establece sus propios tiempos. Enlazando con ingenio cada una de las piezas se provoca sutilmente el suspense en el lector, abocando de forma irremediable a este hacia una comezón de curiosidad irrefrenable. La finalización de cada capítulo deja abierto un interrogante, que se resuelve magistralmente en una sucesiva concatenación de acontecimientos. Tras eliminar a la planta Diamoniaca, el detective fantasma Trostky solicita la ayuda de Wormy para solucionar una serie de partos “violentos”. El demonio de segundo orden Buer y sus pastillas afrodisíacas de concepción espontánea, parece que tienen algo que ver en este escabroso asunto. A partir de aquí la diversión está garantizada.

En cuanto a la resolución se refiere, con la aparición de Moloch príncipe de la tierra de las lágrimas, aunque en una primera lectura parece apresurada y fuera del tempo de la historia, el extraño principio de graciosa incertidumbre establece que en el mundo de "Wormwood" las cosas son así : sencillamente imprevisibles. La madurez de Templesmith como guionista queda reflejada en este book a la hora de presentarnos toda una galería de siniestros personajes. Creo que lo más divertido de este cómic es recrearnos en todos ellos, desde el cínico Wormwood hasta el último de los secundarios: la vigilante del portal dimensional Medusa, el ciborg guardaespaldas Pendulum, Phoebe la ayudante asalariada con un talento especial, el fantasma detective Trostky, Nybras el demonio y su Leprechaun, el tendero Nysroch… Podría dedicarse un número especial a cada una de ellos.

El apartado gráfico se desenvuelve en la línea habitual de este excelente dibujante. Si bien se nota que a este viejo proyecto apartado en su cabeza le ha conferido una dedicación especial, que a mi parecer se hace latente a lo largo de todo el book. Así vais a disfrutar de toda una galería de matices, las transiciones de colores de un ambiente a otro se desarrollan magistralmente. Las viñetas no escatiman en trabajo. Su distribución sin novedades, fácil de seguir, bien acompasada, alguna lámina a página entera pero manteniendo el ritmo y sin grandes excentricidades. Se deja uno llevar sin dificultades a lo largo de este singular espectáculo fotográfico. Estableciéndose una grata luminosidad, eclosionan en momentos puntuales una suerte de fuegos de artificio ante nuestros ojos: verdes, ocres, azules, rojos… grises y anaranjados abrazan con mesura las pupilas. Por si fuera poco una maravillosa rotulación adjudica un color personalizado a los seres sobrenaturales, matizando su ego unívocamente. Eso sí este efecto preciosista dificulta en algunas ocasiones la lectura, para mí un inconveniente perfectamente irrelevante.

"Wormwood putrefacto caballero"consta de un segundo tomo (“Solo me duele al mear”) con dos historias completamente independientes y auto conclusivas. Aunque en este caso Templesmith abusa un poco de la vulgaridad de los leprechauns -sobre todo de su repelente reina- el viaje a leprechaunia y su encuentro con los hombres calamar resulta de lo más gracioso y sorprendentemente original. Además se revelan algunos secretillos como los palitos que decoran los brazos de Phoebe o que Wormy ya estaba en nuestra dimensión combatiendo con las legiones romanas. La pelea a muerte entre leprechauns donde se establece el punto de partida del arco argumental sencillamente es desternillante. También descubriremos en qué ocupan su tiempo los cuatros jinetes del Apocalipsis y cual es papel que Wormwood desempeña en esta historia.

Así pues os emplazo a este adimensional Dark Alley, deseando que disfrutéis tanto como yo de la cínica imaginativa propuesta por las visiones de Templesmith. Terapia incisiva para espíritus adictos al surrealismo más divertido.

Artículos Relacionados:
Artículos que también podrían interesarte:
Reseña Escrita por: Juan Carlos Parra Ruiz  {MN}

Información Relativa al Artículo
Géneros: Humor & Terror
Nacionalidades: Estados Unidos

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Comics } { Menú de Reseñas Literatura }

Valoración de los lectores
Usuarios Registrados
Lectores No Registrados

{ Envianos tu Opinión }