Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Noviembre - 2019
L M X J V S D
01 0203
04 05 06 07 08 0910
11 12 13 14 15 1617
18 19 20 21 22 2324
25 26 27 28 29 30
Diciembre - 2019
L M X J V S D
01
02 03 04 05 06 0708
09 10 11 12 13 1415
16 17 18 19 20 2122
23 24 25 26 27 2829
30 31
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
20.00€ Det++
 
 
 La canción de Orfeo

Satori - "Kanashibari"

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2009-04-27
 
Kanashibari, término que utilizan los japoneses para denominar la llamada parálisis del sueño, es para Satoriun álbum lleno de sorpresas y vacío. No dudes en escucharlo, es toda una experiencia.
 

"Kanashibari" es un trabajo de Satori editado en Cold Spring Records (Ref: CSR95CD) en Noviembre de 2008.
Interpretado por Neil Chaney & Justin Mitchell desde Gran Bretaña y navega entre los estilos Ritual & Dark Ambient & Industrial y tiene una duración de 52 minutos.
Enlaces Relacionados: Satori & Cold Spring Records
Valoración: 8 sobre 10

      Me encantan los discos que recrean de manera abstracta un término, idea o concepto preconcebido. “Kanashibari” es uno de ellos. Esta designación es utilizada por los japoneses para denominar la llamada parálisis del sueño. La enfermedad en cuestión y sus consiguientes patologías resultan muy fastidiosas para el que las sufre. El tiempo se convierte en algo lineal y aplastante que consume el sentido y la cordura.

Satori - "Kanashibari"Satori lanzó al mercado durante el año 2007 este LP que hoy se presenta reeditado en CD debido al escaso número de copias que en su día se decidió publicar en formato vinilo. El disco no pierde en ningún momento el espíritu ritual y los efectos acústicos de naturaleza volátil que Satori suele impregnar en sus composiciones. Gasifica las notas, haciéndolas retorcerse sobre sí mismas en la cabeza del oyente. La sensación resulta más que gratificante. Los escapes sonoros se suceden sinuosos y ondulantes, en algunas ocasiones muestran su faceta violenta y censora, pero por norma general en “Kanashibari” se realiza un estudio de un sonido mucho más relajado y atmosférico.

Los temas que lo componen consiguen generar unos contextos de naturaleza opresora y cargante, transmiten una agonía que se acentúa de forma incesante con el transcurso de los minutos. Esta sensación se logra gracias a la progresiva adición de efectos estáticos sobre una base repleta de intermitencias y de carácter sepulcral. El resultado es impactante.

Su sexto corte me alucina. Es como la recreación de un viaje por el interior del cuerpo humano. La ruta está marcada por los latidos de un corazón que suena de forma atronadora y constante, envolviéndolo todo. Su pulso es relajado, y nos anuncia su llegada a las puertas del sueño. La combinación de efectos hace de esta experiencia algo realmente encomiable.

Sin lugar a dudas el décimo tema, que curiosamente recibe el mismo nombre que el disco, es el que se lleva mis mayores elogios. Una composición absolutamente ritual que recuerda de vez en cuando a algún corte del “Roma I”, publicado por los italianos Ain Soph durante la mitad de los años ochenta.

En contraposición con el citado, “Kanashibari” gana en intensidad, dando forma a un paisaje inexistente que en sus últimos minutos rompe con una percusión tribal que desata la ira. Si ya de por sí resulta complicado generar una idea gráfica para representar el concepto de vacío, Satori han conseguido en 'Kanashibari' crearle su propia banda sonora.

Resulta un disco muy apto para adentrarse en el complicado campo del ritual, ya que las bandas que practican este estilo de música son muy escasas y sus trabajos resultan muy difíciles de conseguir. Además, muchos de estos pueden resultar verdaderamente indigestos para un neófito, como es el caso del CD compartido por Merzbow, Sutcliffe Jügend y Satori. Los que hoy presentamos colaboraban en este disco editado por Cold Springcon una recreación en directo del quinto corte de “Kanashibari”, ‘Paralysis’, que sea dicho de paso, resulta fantástico. Pero claro, puedes disfrutarlo si sobrevives al primer tema, el protagonizado por Merzbow. El genio nipón se sobra con 15 minutos de desesperante noise agónico que reto a escuhar en unos buenos auriculares y al máximo volumen. De verdad, es verdadera locura. Destroza las sinapsis, os lo garantizo.

Pero también tengo de declarar otra cosa: cuando un disco de ritualte atrapa, te atrapa de verdad. Y no puedes dejar de escucharlo. “Kanashibari” esconde verdaderos tesoros. No me atrevería a catalogarlo como el mejor trabajo de este dúo británico, pero sí que es cierto que es el más recomendable para alguien que esté dispuesto a conocerlos.

Artículos Relacionados:
Artículos que también podrían interesarte:
Trabajo Comentado por: Fernando O. Paíno  {MN}

Información Relativa al Artículo
Intérpretes: Satori
Sellos: Cold Spring Records
Estilos: Ritual & Dark Ambient & Industrial
Nacionalidades: Gran Bretaña

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú CDs } { Menú de Reseñas Musica }

Valoración de los lectores
Usuarios Registrados
Lectores No Registrados

{ Envianos tu Opinión }