Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Marzo - 2020
L M X J V S D
01
02 03 04 05 06 0708
09 10 11 12 13 1415
16 17 18 19 20 2122
23 24 25 26 27 2829
30 31
Abril - 2020
L M X J V S D
01 02 03 0405
06 07 08 09 10 1112
13 14 15 16 17 1819
20 21 22 23 24 2526
27 28 29 30
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
12.00€ Det++
 
 
 Los ricos también lloran

Funny Games U.S.

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2008-07-28
 
10 años después de Funny Games, Haneke vuelve a mostrar al espectador, en una nueva versión casi calcada, como ciertos temas siempre estarán de moda por muy desagradables que resulten de ver.
 

"Funny Games U.S." dirigida por Michael Haneke con la distribución de Warner Bros y presentada 2007.
Interpretada por Naomi Watts como Ann & Tim Roth como George & Michael Pitt como Paul & Brady Corbet como Peter & Devon Gearhart como Georgie desde Estados Unidos & Francia & Gran Bretaña & Austria & Alemania & Italia y transcurre entre los géneros Thriller & Drama , tiene una duración de 111,00 minutos.
Enlaces Relacionados: Web oficial (España) & Web oficial (US)
Valoración: 7.5 sobre 10
Videos:
Formato Video Localizado por MNPlayFunny Games U.S. trailer

      Ann (Naomi Watts) y George (Tim Roth), conforman una pareja de mediana edad y bien acomodada. Circulan en un flamante todoterreno camino a su residencia de verano mientras detrás vemos sentado a su hijo, el pequeño Georgie (Devon Gearhart), emocionado todavía ante la idea del inminente estreno en el lago cercano del nuevo modelo de barquita que van remolcando. Para hacer más ameno el viaje, los dos adultos han ideado una especie de juego consistente en seleccionar al azar una canción de entre los múltiples cds de música clásica de la guantera a la espera de que la otra parte no sea capaz de reconocerla sumando así un punto. La mecánica no puede ser más sencilla pero, esta aparente familia feliz, todavía no sabe que el verdadero juego, el que tan divertido le sigue resultando diez años después al director, va a comenzar solo unos instantes después, justo en el momento en que el título de la película aparezca sobre impresionado en el parabrisas del coche a la par que el corte trash punk de John Zorn hace enmudecer de forma letal la belleza armónica inicial de Handel o Mozart.

Haneke se permite así dar la primera advertencia al espectador, sobre todo al desprevenido, a aquel que no vio la versión original y entró ahora a la sala sin leer previamente ninguna sinopsis. El que todavía no sabía que es lo que se iba a encontrar o, mejor dicho, desear no haberse encontrado. El que empezará a incomodarse en la butaca cuando Peter (Brady Corbet) se acerque a pedirle a su vecina Ann unos huevos y otros cuando estos caigan y otros más cuando vuelvan a caer. Y el mismo espectador que ya no podrá evitar contener cierta repulsión cuando entre en escena su compañero de juegos, Paul (Michael Pitt), para pedirle también a Ann un palo de golf con el que ensayará el drive con su mascota primero y arruinará la pierna de George después.

Funny Games U.S.Peter y Paul, dos entes muy diferentes pero que conforman un todo, a mitad de camino entre el peor de los ángeles y el mejor de los demonios, ataviados con un blanco inmaculado que se irá tiñendo de rojo con el paso de los minutos y que recuerda de forma descarada al Alex y resto de drugos de "La Naranja Mecánica" (1971) aunque huyendo del enfoque con que les dotó el maestro Kubrick. Y es diferente porque no actúan por instinto, es más, representan, especialmente Paul, el papel de presentadores de ese programa concurso en el que el director nos introdujo hace ya un rato. Un concurso de reglas estrictas y cuyo premio gordo consiste en perder la vida del modo menos cruel y vejatorio posible.

Estamos demasiado acostumbrados en el cine actual a que toda causa tenga su posterior efecto y precisamente están ahí de nuevo Peter y Paul para pulverizar otra regla, dejando patente de forma clara y directa, que las acciones más brutales, los instintos más bajos, pueden aflorar y de hecho afloran, sin un motivo aparente. No importan las confesiones, da lo mismo si como cuenta Paul, Peter tuvo una infancia difícil, sufrió abusos por parte de su madre o necesita dinero para costearse las drogas, y da igual porque ni es verdad, ni actúa por venganza, ni por lucro, ni tan siquiera por envidia. Además, y esto ya si que termina de cogerte desprevenido, ambos individuos demuestran un gusto exquisito y unos modales propios de dos personas de clase bien. Incluso en los momentos más escabrosos, y son unos cuantos, mantienen perfectamente la compostura y en las ocasiones en las que entablan conversación entre ellos evidencian un nivel cultural muy superior al de unos chicos de su edad.

Como espectador, uno trata de mantenerse al margen de una historia que le resulta repugnante, no involucrarse en exceso en el devenir de tan desagradables acontecimientos, establecer cierta distancia de seguridad ante esa espiral de violencia que ha ido in crescendo durante toda la cinta pero que a la vez parece demasiado cercana y creíble, y sin embargo, es Paul de nuevo, en su papel de maestro de ceremonias quien mira y habla fijamente a la cámara para preguntarte si deseas ver más o el arma que elegirías para rematar a George. Da igual si pensabas que estabas lo suficientemente lejos como para sentirte seguro, si tiene que salpicar la sangre, Haneke se encargará de un modo contundente como solo unos pocos elegidos saben hacer, de que sea en tu cara y en tus manos, y hacerte sentir así de alguna manera, cómplice de la barbarie.

El director, en un alarde de mala leche, aún va a jugar otra monstruosa baza, la consistente en no mostrar en ningún momento las escenas más desagradables. Se podría haber cebado con varias de las imágenes de un trabajo que se mueve cómodamente, aunque no desde luego para el espectador, por el estrecho filo de cualquier producción de las llamadas ultraviolentas, y sin embargo, ha preferido enseñar solo lo justo o ni siquiera eso. Es consciente de que resulta muchísimo más efectivo y malsano dejar que seamos nosotros mismos quienes imaginemos lo que ha pasado, está pasando o inevitablemente, terminará pasando. Un nuevo gancho difícil de esquivar, otro golpe buscando el punto donde más duele.
Funny Games U.S.
Y no, no queda ahí la cosa, porque el peculiar estilo de filmación de Haneke, obsesionado con silenciosos planos secuencia y angustiosos primeros planos, funcionan tan bien y dotan de tal realismo a Funny Games, que la incomodidad llega a resultar una losa muy difícil de soportar para un pobre espectador sin apenas tregua. El director se muestra aséptico detrás de su cámara, buscando y casi rayando, la perfección visual. !!! Ahh ¡¡¡ y por si todavía quedaba algún despistado con dudas respecto a quién llevaba el mando, él de nuevo en la que considero la mejor escena de la película, se recrea jugando a su antojo con el mismo para, dándole al botoncito de rebobinado, acabar desvaneciendo cualquier mínimo rastro de esperanza que todavía pudiera quedarle a la desdichada familia.

Respecto al trabajo de los actores, aunque he de reconocer que en general cumplen sus roles a la perfección, me sigo quedando con Ulrich Mühe y Arno Frisch como George y Paul de la versión original y quizás sea Naomi Watts, que además también es productora ejecutiva, la que me ha causado una sorpresa más agradable. Imagino que Haneke también estará satisfecho con su trabajo puesto que accedió a hacer la nueva versión con la única condición de que fuese ella la que interpretara el papel de Ann.

Una película incómoda, sorprendente, difícil, agobiante, claustrofóbica, desagradable y sin embargo, de obligada visión, de las que te hacen salir del cine replanteándote muchas cosas. No le puedo conceder más nota puesto que las diferencias con respecto a la antigua son prácticamente inexistentes a excepción de los actores, claro está. Llego incluso a recordar planos que eran exactamente igual y desde luego, para los que ya la habíamos visto, se pierde por completo el factor sorpresa, ese que nos revolvió el estómago en su momento. Me habría gustado que Michael Haneke hubiera arriesgado un poco y no se limitara a seguir los pasos del Gus Van Sant de "Psicosis" (1998) pero si diez años después de su estreno, Funny Games sigue resultando igual de impactante y el tema está más de moda que nunca, o lo estamos haciendo muy mal o nos encontramos ante una auténtica maravilla.

Artículos Relacionados:
Artículos que también podrían interesarte:
Metraje Comentado por: Javicicleta  {MN}

Información Relativa al Artículo
Directores: Michael Haneke
Distribuidores: Warner Bros
Estilos: Thriller & Drama
Nacionalidades: Estados Unidos & Francia & Gran Bretaña & Austria & Alemania & Italia
Más detalles sobre:

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Películas } { Menú de Reseñas Cine }

Valoración de los lectores
Usuarios Registrados
Lectores No Registrados

{ Envianos tu Opinión }