Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Noviembre - 2017
L M X J V S D
01 02 03 0405
06 07 08 09 10 1112
13 14 15 16 17 1819
20 21 22 23 24 2526
27 28 29 30
Diciembre - 2017
L M X J V S D
01 0203
04 05 06 07 08 0910
11 12 13 14 15 1617
18 19 20 21 22 2324
25 26 27 28 29 3031
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
12.00€ Det++
 
 
 Pequeño Ensayo sobre el conocimiento inútil de las formas de las mentiras de la política

Políticamente Incorrecto

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2008-08-04
 
Mientras nos hacinemos en esos campos para refugiados que son los festivales y macroconciertos, pagando una burrada porque nos traten peor que a ganado, mientras llenemos plazas de toros para ver al imbécil ganador de O.T, mientras nos comportemos como idiotas, las cosas sólo van a ir a peor.
 

Vivimos en un país de tragones, y no precisamente porque estemos engordando. Tragamos con todo, nos manipulan y nosotros nos dejamos manipular tan agusto. Nos queda el consuelo de no ser los únicos. En países con mayor “tradición protestona” que nosotros también están tragando. La culpa la tiene la manipulación informativa y cultural a la que se nos viene sometiendo desde hace más de sesenta años. Desde hace ya muchas décadas se han establecido una serie de dogmas políticamente correctos, que hemos aceptado sin protestar y - lo que es mas grave- hemos aceptado sin cuestionar en ningún momento. En nuestro país la culpa la tiene aquella corriente moderna que se dió a finales del régimen franquista y que denominaban progresismo. O sea, los “progres”. Estos primeros “tragones” indocumentados y muy desinformados – lo digo por que se tragaban cualquier patraña que sonara a “diferencia” con respecto a lo que habían conocido – son los responsables directos de la gran epidemia de estupidez que sufre nuestra sociedad, al menos en España. Claro está que con el tiempo han reculado en bastantes cosas, pero esencialmente el daño ya estaba hecho. En este país pasamos de ser los corderillos maltratados por una dictadura católica y apostólica a ser “los mas modernos del mundo” y todo se lo debemos a ese caldo de cultivo que fue la culturilla y los culturetas que han hecho su agosto con la democracia, las autonomías y las administraciones públicas, que tan bien han sabido ordeñar. Políticamente Incorrecto

Que nadie se equivoque, esta gente lleva treinta años chupando del bote. Primero nos bombardearon con un sinfín de pelis sobre la guerra civil, donde los malos siempre eran los mismos. Luego nos hicieron horrores televisivos, que no nombraré, pero que de todos son conocidos. Acto seguido, con el teatro y después tomaron posiciones en publicaciones, que con la excusa de ser “modernas y frescas” mezclaban estos conceptos, con editoriales de moda, viajes y otras mandangas, que estaban muy lejos de ser informativas y que más bien iban dirigidas a ponernos los dientes largos y a prepararnos para el día en que sus amigos los banqueros empezaran a soltarnos el dinero sin control para hacernos creer que de clase trabajadora habíamos ascendido a clase media como por arte de magia... Me explicaré cronológicamente.

A mediados de los setenta, en este país todavía estábamos gobernados por un régimen militar y sobretodo católico, con lo que eso conlleva. Es decir, libertad igual a cero, desinformados, incultos y atemorizados. En aquella época ser rojo era ser moderno y progre. En aquel tiempo había rojos de muchas clases, igual que ahora. Los había con cultura, sin ella y los que lo eran, sin entender un pijo de lo que significaba, porque simplemente estaba de moda. Todos estos, mezclados, son los que vemos una y otra vez en esas imágenes en blanco y negro de las manifestaciones, que nos repiten una y otra vez para aleccionarnos bien sobre a quien debemos nuestra supuesta libertad. Esta misma gente defendía a capa y espada al Ayatolá Jomeini o a Mao. Por supuesto, ahora, a la luz de hechos tan sonados como la matanza de la famosa plaza de Tiananmen, en Pekín, o la instauración del régimen talibán, se rasgan las vestiduras, y aseguran estar en contra... Políticamente Incorrecto

Con los años y con la llegada de la democracia, - que nada tuvo que ver con estas huestes de barbudos, ya que esa llegada se consintió entre los grandes poderes pues en aquel momento era necesaria y positiva para ellos – toda la “ ideología progre” pasó a ser políticamente correcta. Estos bufones le abrieron las puertas del cielo a los de siempre y ellos, agradecidísimos, les recompensaron. Se creó el absurdo sistema político que todos sufrimos y se organizó para que el mayor numero posible de funcionarios vivieran como reyes. Después de colgarse la medalla de la libertad pasaron al ataque directo y a por el dinero sin ningún pudor - porque de estos “ rojos ” conozco a muy pocos que sean pobres, de hecho a ninguno – . Crearon las autonomías, apelando a ancestrales odios paletos y rivalidades estúpidas y se aposentaron en “Consellerías” y Ayuntamientos, frotándose las manos satisfechos ante el festín. De ahí que tengamos un montón de policías inútiles, por ejemplo, que nos cuestan un dineral y que la Guardia Civil, que es el único cuerpo de seguridad que funciona, esté mal pagado y saturado de trabajo porque los otros hacen bien poco.

Como esto, todo lo demás. Por curiosidad se puede ir uno a cualquier Ayuntamiento y ver la cantidad de concejales y otros parásitos que con la excusa de ser responsables de uno de estos inventos se rascan el ombligo mientras cobran un sueldo de ensueño; “Concejalia de Juventud”, “de Cultura”, “ de Mujer”, un sinfín de nombres para repartirse entre ellos y sus amigotes el dinero de nuestros impuestos. Debo puntualizar que la derecha también ha aprendido y adoptado cuatro milongas, se ha subido al carro como el que más y disfruta de nuestros impuestos con la misma alegría. Mientras, nosotros pensando que da igual quien gobierne, “que son todos iguales”. Eso es verdad, pero no hay que tragar con ello. Lo vemos todos los días, pero hacemos la vista gorda. Desde hace ya mucho tiempo tragamos con que nuestros carísimos políticos se dediquen a cuestiones absurdas que sólo afectan a minorías, mientras los problemas urgentes y serios se entierran bajo montañas de desinformación y disputas absurdas. Lo único que les interesa es ganar las elecciones y llevarse la máxima porción de pastel. En esto, derecha e izquierda no se diferencian en nada. Total, a ellos les da igual porque el gobierno, como siempre, es de los bancos. Su función como políticos bufones que son, es -nunca mejor dicho- la de entretener. Por eso, desinformados e idiotizados, hemos tragado con que poco a poco nos fueran desposeyendo de los escasos derechos y mejorías de las que disfrutábamos como trabajadores. Las mejoras que les costaron a nuestros antepasados sangre y palos a manta se las hemos regalado. Se lo hemos puesto en bandeja. Nos joden con impuestos y nos explotan más de lo debido pero nosotros, si el domingo hay partido, nos olvidamos pronto. Nos apalean en las huelgas con muchísima más dureza de la que muestran, por ejemplo, con los terroristas y quienes les apoyan, que además de estar en los Ayuntamientos chupando del bote, son cuatro. Pero eso sí, muy convenientes, porque mientras estos payasos hagan su función, los políticos tienen tema para despistarnos de lo que realmente importa. Son todos de la misma ralea. Un ciudadano normal, trabajador y cabreado, es infinitamente más peligroso si se agrupa, que cien “Al-Qaedas” juntas. En nuestro trabajo e impuestos se sustentan sus satrapías. No pueden consentir que nos rebelemos, necesitan tenernos idiotizados y dóciles. Políticamente Incorrecto

Con fútbol, pésima educación, cultura de la gilipollez... Y lo que faltaba, era el golpe de gracia. Nos inflaron la cabeza con hipotecas puente, préstamos para lo que sea, mientras el precio de uno de los derechos fundamentales de cada ciudadano, que es la vivienda, tomaban tintes de absurdo. Cuando ya estábamos endeudados como gilipollas, unos por necesidad y otros por necedad ( lo digo porque mucha gente, ante este “regalo” de la banca, pensó que de verdad era clase media y pidió crédito no ya para una casa, muy por encima de sus posibilidades reales, no, los ha habido que pedían para un coche, que por supuesto, también estaba fuera de su alcance, y un sinfín de despropósitos semejantes ).Políticamente Incorrecto

Ahora es cuando nos saquean. Entonces comienzan a proponer, medidas para hacer frente a la crisis que ellos han provocado, que confirman mis sospechas, véase si no lo de la jornada laboral de sesenta y cinco horas semanales, propia de países tercermundistas. Y esto es sólo el principio. Con ese invento de la puta globalización nuestro poder adquisitivo irá disminuyendo paulatinamente hasta que traguemos con cualquier cosa, con tal de conservar los cada vez más precarios puestos de trabajo y poder pagarnos las desorbitadas hipotecas de nuestras cada vez más miserables viviendas ( Aún recuerdo a la ministra de los pisos de treinta metros cuadrados...)

Por no mencionar el incesante goteo para nuestras paupérrimas economías que supone la cultura de la gilipollez y el “soma”, como pueden ser los móviles y sus tonterías accesorias, el fútbol, que nos preocupa muchísimo y cómo no, la cocaína del fin de semana, tan consentida por el gobierno ( sea del color que sea ) como conveniente en su campaña de idiotización. Las drogas existen porque se consienten. El terrorismo existe por que conviene o al menos eso parece... ( Si les dieran el mismo tratamiento que a los transportistas y a los pescadores en huelga, otro gallo les cantaría...). Los precios de las viviendas y los préstamos para pagarlas responden a un plan a largo plazo para esclavizarnos. La pésima calidad de la educación y la incultura y estupidez reinante responden directamente a unos estímulos, a los que nos han expuesto desde que éramos niños para asegurarse que no pensáramos. ¿Cómo sino se explica que todos estos desmanes pasen desapercibidos para la mayoría de los ciudadanos y muchos incluso disimulen una sonrisa condescendiente cuando alguien los expone con toda crudeza?

Porque nos han vuelto gilipollas. Desde la antigua E.G.B se aseguraron que nuestros conocimientos básicos fueran lo más pobres posible, de que la historia la aprendiéramos vía Hollywood, o por la tele, de que nuestros ideales políticos los heredáramos de nuestros padres y así no plantearnos si estaban obsoletos o simplemente ya no se correspondían con la realidad. Nos han educado en dogmas políticamente correctos de modernez absurda, que si se analizan fríamente se ve enseguida que no tienen sentido. Lo que nos falta, sobre todo, es sentido común, sólo cuando nos tocan de verdad las narices, como por ejemplo las subidas de precios de los carburantes, de los alimentos y demás, protestamos. Políticamente Incorrecto

Pero habría que buscar los orígenes de todos estos hechos –al parecer– disociados para comprender la magnitud del problema y como ciudadanos libres buscar soluciones a través de una actuación responsable y objetiva de nuestra situación real. Deberíamos plantearnos que si las circunstancias nos abocan a actuar de una determinada forma no hay que agachar las orejas y tragar. Si no podemos comprar coches, pisos y demás, no los compremos. Si no llegamos a fin de mes, el móvil a la basura, si nuestros hijos no tienen plazas en el colegio, no se paga un puto impuesto, aunque sea un sólo trimestre, y os aseguro que seguro que se inquietan.
Pero lo que no podemos consentir son ya más atropellos, aunque vengan a costa de inocentes; la vida es así. En Europa somos europeos, no llevamos pañuelitos, nuestros bailes regionales no son la bachata, nuestras bandas callejeras no son Latin Kings, no comemos con palillos y pagamos impuestos cuando abrimos un negocio, habria que hablar del Choque de Civilizaciones y no de la Alianza de Civilizaciones...

Y todo porque cuatro empresarios y una delegación del gobierno de turno nos vendieron en China a cambio de poder llevarse allí nuestras fábricas y nuestros puestos de trabajo ¡es una puta vergüenza!. Qué baratos les hemos salido. Mientras nos bajamos politonos, mientras perdemos el tiempo leyendo el Marca o cualquier otro periódico deportivo, mientras vemos programas del corazón, mas propios de porteras que de periodistas, mientras no vamos a votar porque tenemos resaca, mientras nos hacinamos en esos campos para refugiados que son los festivales y macroconciertos, pagando una burrada porque nos traten peor que a ganado, mientras llenemos plazas de toros para ver al imbécil ganador de O.T, mientras nos comportemos como idiotas, las cosas sólo van a ir a peor. Si se ha de votar, que no sea en base a milongas y odios de hace sesenta años. La guerra civil terminó. Que nadie se lleve ni un voto apelando a ella, es de imbéciles, y lo digo en ambos sentidos. Que se presenten programas electorales serios, nada de reformas sociales para favorecer minorías, mientras nuestras viudas viven en la miseria y nadie se acuerda de ellas.

Esa me parece que es la dirección que deberíamos llevar, pensar concretamente en lo que nos afecta a la mayoría y actuar en consecuencia.

Artículos Relacionados:
Artículos que también podrían interesarte:
Reportaje Escrito por: Avencio DM  {MN}   La Terrorista  
Fotografía por La Terrorista   

Información Relativa al Artículo

Enlace Relacionado: Gradual Hate

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Opiniones } { Menú de Reportajes }